Pocos grupos musculares son tan tercos como para hacernos crecer las pantorrillas y una constante falta de progreso podría obligarnos a detener el entrenamiento de nuestras piernas por completo y ponernos de lleno con los gemelos.

Sin embargo, antes de tirar la toalla, debemos saber qué errores estamos cometiendo a la hora de ejercitar los gemelos, ya que antes que echar la culpa a nuestra genética, es posible que no estemos haciendo las cosas bien.

Por lo tanto, aquí os dejamos con los errores más comunes que existen a la hora de ejercitar los gemelos y cuál es la mejor manera de solucionar cada uno de ellos.

Falta de atención al entrenarlos
Al igual que los deltoides posteriores, los gemelos son a menudo descuidados o se dejan para la última parte de un entrenamiento de la pierna, cuando estamos cansados apenas somos capaces de reunir la energía suficiente para sacar un par de repeticiones adicionales.
Los músculos no pueden crecer si reciben formación mediocre. Si realmente deseas tener unos buenos gemelos debes comenzar a entrenarlos como cualquier otro músculo, fresco y  desde todos los ángulos.
Si queremos hacer crecer nuestros gemelos, es importante que les entrenamos con la misma intensidad con la que entrenamos nuestros cuádriceps e isquiotibiales. Si estamos tratando de trabajar nuestros gemelos y no tenemos la energía necesaria al entrenarlos quizá sea el momento de destinar un día específico a dicha zona.

Pocas repeticiones
Cuando ejercitamos los gemelos, las repeticiones típicas que solemos realizar suelen oscilar de 20-30 repeticiones. El gemelo, es un músculo que funciona mejor cuando se realiza un gran número de repeticiones, ya que para que bombeé lo necesario es importante estimularlo adecuadamente.

Entrenar siempre una misma sección del músculo
Hay muchas personas, que cuando se dedican a ejercitar los gemelos, siempre escogen los mismos movimientos, entrenando una única zona del músculo. Los gemelos, se componen de varios músculos.
El gastrocnemio, es el músculo que conforma la cabeza interior y exterior de cada gemelo. Pero no sólo basta con ejercitar dicha zona, pues el sóleo es otra de las zonas del músculo que son cruciales a la hora de ejercitar.
Los músculos del sóleo se activan cuando se realizan ejercicios de gemelo con las rodillas dobladas, al igual que cuando hacemos una elevación de talones sentados o elevaciones de gemelo sin bloquear las piernas.
Armado con este conocimiento, puedes seleccionar los ejercicios que formarán a toda la pantorrilla y no sólo partes de ella. Cuantos más músculos se activan, verás un mayor crecimiento.

Peso excesivo
Es cierto, que el gemelo funciona como cualquier otro músculo, es decir, que necesita ser sobrecargado progresivamente para ser estimulado. Sin embargo, si se utiliza un peso excesivamente elevado, no vamos a poder hacer el ejercicio correctamente, lastrando nuestra evolución.
Si utilizamos demasiado peso, vamos acabar empleando una técnica desastrosa, evitando poder congestionar el músculo lo necesario. El exceso de peso hará que tengamos que utilizar los cuádriceps a la hora de levantar el peso, perdiendo calidad de trabajo.

Pésima técnica
A muchas personas les gusta rebotar el peso o simplemente realizar repeticiones parciales, dejando de lado determinadas secciones musculares. Durante la contracción de la parte superior es donde se produce el crecimiento real.
Optimizar la congestión en dicha zona, se puede conseguir levantando la punta de los pies al final de cada repetición, y empujando tan alto como nos sea físicamente posible al final de cada ejercicio.
Se necesitará un esfuerzo consciente y la concentración mental necesaria para sacar el máximo partido a nuestros ejercicios. El trabajo no ha terminado hasta que no hayamos llegado a esa contracción máxima.
Deberemos mantener la tensión en el músculo mientras regresamos lentamente el peso a la posición inicial.
Nos tomaremos el tiempo necesario entre repeticiones para incrementar la cantidad de tiempo que nuestros gemelos están bajo tensión, incluso si estamos utilizando los mismos pesos y repeticiones que normalmente hacemos.

Fuente: mdlatino.com

0